Hermoso bastardo

Un hermoso bastardo. Bennett ha regresado a. Chicago desde Francia a tomar un papel vital en los negocios de medios masivos de su familia. El novio, un hermoso bastardo. La novia, la más hermosa perra. Una conexión de oficina que se convirtió en verdadero amor eterno. Una hermoso bastardo de un novio. La más hermosa perra de novia. Un panty-rasga la oficina en circuito resultó cierto amor eterno. Campanas de boda no pueden sonar muy pronto para Chloe Mills y Bennett Ryan. Chloe, exasperado y estresado por todo el último momento las tareas pendientes, está a punto de decir 'sí, quiero' a fugarse. Por su ... Academia.edu is a platform for academics to share research papers. Un hermoso bastardo. Bennett ha regresado a Chicago desde Francia a tomar un papel vital en los negocios de medios masivos de su familia. Nunca esperó que la asistente que le había estado ayudando desde el extranjero fuera hermosa, inocente, provocativa y una completamente exasperante criatura que ahora tiene que ver todos los días. Un hermoso bastardo. Bennett ha regresado a Chicago desde Francia a tomar un papel vital en los negocios de medios masivos de su familia. Nunca esperó que la asistente que le había estado ayudando desde el extranjero fue hermosa, inocente, provocativo- completamente exasperante-criatura que ahora tiene que ver todos los días. Un hermoso bastardo Bennett ha regresado a Chicago desde Francia a tomar un papel vital en los negocios de medios masivos de su familia. Nunca esperó que la asistente que le había estado ayudando desde el extranjero fue hermosa, inocente, provocativo- completamente exasperante-criatura que ahora tiene que ver todos los días. Hermoso bastardo ; Siguenos; Facebook; Twitter; Google+; Att: Algunas peliculas como Hermoso bastardo puede que esten subtituladas (VOSE) o español latino. Sino encuentras la pelicula completa intenta utilizar el buscador de la web. Excelente ojala ella te escuche esta hermoso bastardo. 2016-05-18T11:35:35Z Comment by Peter Goodend. hermoso bb. 2016-05-18T04:36:28Z. Users who like Hasta la Raíz (Cover) Users who reposted Hasta la Raíz (Cover) Playlists containing Hasta la Raíz (Cover) More tracks like Hasta la Raíz (Cover) License: all-rights-reserved Una hermoso bastardo de un novio. La más hermosa perra de novia. Un panty-rasga la oficina en circuito resultó cierto amor eterno. Campanas de boda no pueden sonar muy pronto para Chloe Mills y Bennett Ryan. Chloe, exasperado y estresado por todo el último momento las tareas pendientes, está a punto de decir 'sí, quiero' a fugarse. Por su ... Un hermoso bastardo. Bennett ha regresado a. Chicago desde Francia a tomar un papel vital en los negocios de medios masivos de su familia. El novio, un hermoso bastardo. La novia, la más hermosa perra. Una conexión de oficina que se convirtió en verdadero amor eterno.

Aquellas veces que vi a la muerte.

2020.08.01 05:57 vicvegajuas_36 Aquellas veces que vi a la muerte.

Supongo que para estar al borde de llegar al 20% de mi vida (suponiendo que no muera antes de los 80) la muerte ha estado muy presente en mi corta vida. Tengo 5 "historias" que creo que valen la pena contar. En cada una el miedo estaba presente, y más que nada en la última. Pero empecemos por el principio.
Si no mal recuerdo, la primera experiencia que tuve fue con algún pez. Siempre he sido un fan de la acuariofilia. Obviamente que a mi temprana edad de 3 o 4 años no podía meter mano en la pecera, ese era un asunto más de mis padres. Pero era el que más la miraba. Vaya, que mi vista estaba perdida en ese tanque lleno de peces coloridos y hermosos. Y sin venir a cuento, miro por donde la vista usualmente no llega, y ahí está... Un pez que le han arrancado la cabeza mientras es devorado por los demás. Por aquellos compañeros con los que compartió su vida. No sabía muy bien qué pasaba, así que lo trataba de ignorar, aun cuando me daba cierto disgusto.
Pero eso solo fue el principio. Me gustaría que, en beneficio de la narrativa pudiera ir subiendo las cosas poco a poco, pero la vida no me dejó. Mi siguiente experiencia fue no un peldaño más arriba, sino un piso.
Vacaciones, en algún punto entre 2009 y 2011. Un pariente lejano fue asesinado a tiros. Yo no sabía quién era, ni siquiera a que familiares debería apuntar la mirada para medianamente comprender a quienes estábamos yendo a visitar al otro lado de país. Un viaje en carretera sorprendentemente divertido de unas 7 horas fue lo primero que me tocó. Hasta hubo una "canción de viaje" (Vuela Vuela, de Magneto. Aunque estoy seguro que realmente me estoy equivocando). Vamos, que por al menos un rato, todo parecía un viaje de vacaciones. Hasta que llegamos a una parte donde un cartel verde enorme anunciaba en una forma medio tenebrosa el nombre de aquel pueblo. Recuerdo que, casi de forma automática, apagaron la música. Pregunté el por qué, y la respuesta fue "Respeto al muerto"
No creo que pueda entender, incluso aun hoy en día el porqué de eso. No creo que ningún muerto pierda el tiempo en ir a regañarte, gritando "¡Apaga tu puta música, o no me muero!" Da igual.
Y la duda en mí no paró. Llegamos a la casa de esas personas una hora después. Me quedé pensando si el muerto me estaba oyendo. Y en el momento que una nota saliera del auto, reviviría o algo. Llegamos a la casa de la madre de este chico, todo era lúgubre. En este hermoso país (México), la muerte es diferente en cada lugar. Hay algunos que celebran casi de forma literal, va medio pueblo, tiran cohetes, sirven comida... y en otros es más ligero. Entierra y vámonos. Esa vez, era lo primero. Dios, pero vaya que era raro. Medio mundo estaba pálido. La madre del chico no la recuerdo mucho, pero era la que mejor se lo tomaba por lo que podía ver. Y ahí estuve, preguntándome si debía estar triste, o normal por una persona que ni siquiera sabía cómo era su cara, pero cuyo cuerpo en medio de la casa, guardado en una caja blanca. (y la vida me enseñaría, casi una década después de lo mal que estaba en sentirme "normal" ante la muerte de un desconocido, pero en un momento vamos a eso)
Siguiente día. Toda la familia está con mejor "ánimo". Era hora de llevar el cuerpo. Llegamos al cementerio, y nosotros nos mantenemos alejados del lugar de la familia. Y la madre, abrió el cajón, miró el cadáver, lloró, y lo cerró. Fue algo corto. Pero mi mente me ponía esa morbosidad de querer ver el cuerpo. Pensaba que aún tenía agujeros, o que estaría sangrando. Cierran finalmente ese cajón, y con una grúa, en un hoyo probablemente hecho en la madrugada, metieron el cajón. Ahí pasaron muchas cosas que pude comprender a medias. Alguien se tira a ese hoyo, lleva una especie de jícara con lo que creo que eran gusanos, y los coloca dentro del ataúd, abriéndolo lo justo para meter eso. Después, a todos nos dan una rosa. Aun me pregunto qué estaba pasando por mi cabeza, pero sentía que era un juego. Quien pudiera tirarla en el mero centro del cajón, ganaba. ¿Por? No lo sé, ideas retorcidas de un niño. Y se acabó. Cuando nos largamos de ahí, ya en la noche, me puse un poco feliz.
Al fin podía escuchar música de nuevo.
El tiempo pasó, e ignorando a la muerte de un perro que convivió con nosotros menos de una semana, y uno que otro pez... todo estaba tranquilo.
Lo más cercano que llegué a ver a eso, fueron mis propios intentos de matarme. No, nunca fue nada peligroso, pero supongo que estuve cerca. Lo peor que me pasó es que me drogué con unas pastillas que ni siquiera sabía para qué eran. Y, ahora que lo pienso, diablos. Tenía unos 9 años cuando eso pasó. En ese momento estaba mal, pero no sé qué me llevó a pensar a hacer eso. Supongo que la idea de que jodería a todos haciendo que no pudieran escuchar música por semanas jeje. Y lo peor no me llegaría, eso sería para la secundaria. Pero eso ya es harina de otro costal, otro costal feo y enorme.
Mi abuela falleció a la mitad de la secundaria. No te engañaré, era una persona que amaba mucho. No solo por la gran persona que era, si no por su relación conmigo. Vamos, que era el nieto preferido (de entre unos 15) y era un honor. Más que nada creo que porque éramos amigos. Buenos amigos...
Todo fue repentino. Esteba en el cine junto a mi papá en una noche de jueves, viendo el estreno de "Star wars: Los ultimos jedi", y mi madre le habla a mi padre. Me dice con cierta tranquilidad que mi abuela está mal, y si deberíamos salirnos e ir a verla. Pero su tono de voz era muy casual. Demasiado... No era la primera vez que ella se ponía mal. Venga, que ya llevaba 85 primaveras. Así que le dije que mejor la buscaríamos mañana.
Viernes. Es un día espectacularmente feliz. Tenía mi clase favorita, a mis amigos, y simplemente era el hecho de ser viernes. Pero a la salida veo a mi madre, vestida de negro. La saludo, y la noto muy seria. Mi primera pregunta, era como estaba mi abuela. No hay respuesta. Insisto. No hay respuesta. Me enojo un poco, y tratando de dejar de lado ese pensamiento que estaba dominando mi cerebro le pregunto una vez más. Todos los hijos conocemos a ese lado inusual de nuestros padres, aquel lado frio e incómodo. Y ese lado se manifestó al decirme que me diría en el auto.
Y sentado, un poco mareado y con mi corazón desbocándose fue como me enteré que mi abuela había muerto. Trataron de decirme de una forma dulce, pero creo que fue para peor. La verdad, fue todo muy triste al principio. Y fue por un par de años la vez que más miedo pasé. Llegar a una funeraria, y entrar a aquella sala privada, con mis familiares llorando y vestidos de nuevo de negro.
Pero cuando el miedo llegó sin avisar, fue cuando mi madre me obligó a ver al cadáver de mi abuela. Me resistí. No quería. Definitivamente no. Pero, una cuestión de religión, o, quizás la necesidad de que yo también sufriera lo que todos pasaban, tuve que verla tras ese cristal. Y ahí estaba. No sé qué decir realmente sobre esto. Se veía en paz al fin. Y eso era un poco reconfortante.
Las horas pasaron, y más gente llegaba. Hubo un rezo, en la última noche. No aguante. No, no podía soportar estar por media hora rogando porque el alma de mi abuela no fuera al purgatorio. Era algo horrible. Y, con todo respeto a la gente que cree en dios, todo aquello fue una de las razones por las que hoy en día me considero agnóstico. Ese tiempo durante el largo rezo fue horrible. No me sentía "agarrado" por dios. Me sentía simplemente abandonado, rezándole al aire por el alma de una persona que en vida fue un pan de... dios.
Pero llegó el siguiente día. Al entierro llegaron, al menos creo yo, más de 70 personas. Ahí me di cuenta de una cosa. Por más triste que fuera la cosa, mi abuela tuvo 85 años para hacer lo que quisiera con su vida. Y se veía reflejado en la cara de los demás. Más de 70 personas, deprimidas por la partida de una persona así. Y ahí... ahí más que nada empecé a sentir respeto. Su tiempo en esta tierra había terminado, pero la había usado para ser una gran persona. Y para sacar a adelante a los demás. Y, cuando la enterraron encima de mi abuelo, quien se había adelantado hacía más de 18 años, si, estaba llorando... pero al mismo tiempo no podía sentirme tan orgulloso y suertudo de haber compartido una buena parte de mi vida con alguien así.
Al menos yo sí... porque mis tíos... tremendos bastardos. Me reía de los chistes de los terrenos de la abuela, pero santo dios. No creía que en menos de 72 horas tras estar bajo el suelo, mis familiares mostrarían su verdadera... saña.
Cuando la navidad llegó, la familia estaba destrozada. Y no tenía miedo de que jamás nos veríamos de nuevo. De hecho... me sentía tranquilo al entender lo pendejos y roñosos que eran.
La muerte quiso divertirse una vez más. Y, en menos de un año, se llevó al tío más veterano. No habría pasado un mes de la muerte de mi abuela cuando el cáncer llegó.
Él fue una buena persona durante 60 de sus 61 años vividos. Pero cambió. No sé si culpar a algo en específico. Pero simplemente, algo salió de él. La verdad es que no me daría miedo decir que fue un poco cabrón un par de meses antes de la tragedia. Pero es lo que hay con la muerte. Y mi tío, mi tío sabía cuándo moriría. No creo que estuviera listo para ver a la muerte de frente los primeros meses (de ahí porque se convirtió en un cabrón), pero al final, él y su familia lo aceptaron. Y, la vida, como queriendo jugar con nosotros, de nuevo nos informó con una llamada mientras que estábamos viendo una película, de que estaba grave. Pero al menos esta vez, estábamos seguros de que "eso" pasaría.
Supongo que la historia se repite en gran parte. De nuevo entre a una funeraria llena de gente llorando, y de nuevo me obligaron a ver su cadáver. Si, se veía muy diferente a aquel tío que conocí en las reuniones familiares, fiestas y quien había sido la primera persona en darme dinero por trabajar.
No me sentía tan mal. De hecho, me sentía mal por no sentirme mal. Y peor aún me sentía porque me reí en su funeral. Estaba con una buena amiga, y la verdad, solo tratamos de animarnos un poco. No, no me burlaba de él. Si no, solo trataba de buscarle la irreverencia a todo esto. Además, si no lo hacía, mi ansiedad me mataría. No soporto los funerales. Es un NO para mí. Ese rollo de tener un cadáver rodeado de gente me parece medio diabólico. Más para ser algo usual en la religión. Aquí solo puedo decir que me sentí... triste de nuevo. Pero, también un poco... ¿agradecido? Por el hecho de que dejó de sufrir. Y, eso siempre es bueno.
Pero nada me prepararía para ver la transformación de la muerte en carne propia.
Pasaron 2 años. Y finalmente estaba en la preparatoria. No me iba mal. Me sentía en un lugar donde, aunque aún estaba la inmadurez clásica de adolescente, no todos eran unos sínicos de morondanga. Las personas que odiaba se habían ido, y aquellos que no, pareció que el hecho de que los "malotes" dejarán el colegio, les había dado la libertad para actuar como eran realmente.
Llega el día. Viernes, última clase. Aquel maestro de Física que era apodado de forma cariñosa como "Frozono" por su aspecto ridículamente parecido al personaje de Pixar dejó un proyecto:
Ir a un parque de atracciones y hacer los cálculos para medir cuanta velocidad hace un juego.
¿Sencillo, no?
Además, iría con mi equipo de física. Sería la primera vez que saldría con mis amigos un día entero por decisión propia (bueno, obligada por un maestro solo un poco).
Sentí un poco como si creciera. Que ya estaba haciéndome el "adulto" (con 14 años...)
Y llegó el sábado. Inclusive me levanté temprano ese día. Salí con mi madre y llegué al lugar donde debíamos ir. Y los encontré en la mera entrada. Nos saludamos, reímos y entramos... sin saber que habíamos entrado en una ruleta rusa de 20 personas.
Hicimos esa madre de experimento. Y, algo que noté desde el principio era que todo era viejo. Pero suponía que era normal, con la "historia" tan larga de ese lugar. Tras subirnos a ese juego, y tomar el tiempo, suponíamos que era todo. Pero, la única adulta que estaba en ese momento con nosotros, decidió que nos compraría un pase para todo el día. Su hijo es una persona solitaria, y se sentía feliz de vernos juntos como amigos.
Y el revólver con veinte balas comenzó a girar. Con las balas yendo y viniendo. Sin saber si dispararía las veinte, o si se atascaría...
Mi amigo estaba aterrado de mi propuesta de subirnos a todas las montañas rusas. Y yo quería empezar con la más vieja. Una bella montaña de madera blanca. Pero a él le aterraba. Y no lo negaré, a mí también. Pero yo estaba convencido que debía perderles el miedo. Por lo que di la idea de finalmente ir primero a la más nueva. Una de metal que parecía no tener más de 5 años ahí.
Vamos, y la fila es sorprendentemente corta. No más de 30 personas. Llegamos. Va la primera vuelta. Seguimos siendo treinta. Hablamos de cosas banales. Segunda vuelta. La fila preferencial nos mantiene con 25 personas. Ahora nos quedamos sin temas de conversación. Tercera vuelta. No había muchos en esa fila preferencial, por lo que ahora somos 16. Bromeo con la película de Destino Final 3 al ver bien el juego, que estaba en terrible estado. Risas. Silencio. Cuarta vuelta. Parece ser nuestro turno. Pero esa fila preferencial... esa cosa salvó a aquellos que pagaron un poco más. El número se queda así y seguimos de pie... Quinta vuelta. Durante esta, llega un par de parejas. Jóvenes. Nunca me dirigieron la palabra, pero automáticamente me cayeron bien. No llega nadie por la fila preferencial. Al fin vamos todos. Estoy un poco nervioso, pero sorprendentemente feliz para lo que estaba a punto de hacer. Los tres queríamos ir en la parte de atrás. "¡Se siente mejor!" o "está con madre el jalón"
Pero, hubo algo en mí, que me dijo que deberíamos respetar la fila. Casi cuando mis amigos estaban por entrar en el vagón. Y nos metimos al penúltimo. Ahora estaba muy feliz. Y la máquina comenzó a andar justo cuando el dichoso último vagón estaba siendo asegurado. Ahí iban esas dos parejas. El juego comienza. Una enorme cuesta nos presenta el camino. Y sin saberlo, el revólver ya estaba listo, cargado y apuntando. Llegamos a la bajada. El juego para un poco sin detenerse.
Y caemos. Empiezo a gritar. Estoy gozando esto. Estoy feliz. Ya no le tenía miedo. Bajamos a más de 60 kilómetros por hora. Tomamos una curva y el juego vuelve a subir.
Y caemos. Pero esta vez llega mi mayor miedo. Los loops. 2. Los tomamos sin siquiera darnos cuenta de lo que pasaba. Volvemos a subir una vez más a por el último loop.
Y caemos. Tomamos el loop, estoy gritando a todo pulmón. Una fuerza gigantesca provoca que mi cuerpo vaya hacia abajo. Un fuerte golpe se escucha. Mi pierna. Mi pierna duele mucho de la nada. Subimos de nuevo.
Y caen. Una pequeña bajada es tomada con mucha fuerza, pero la subida ya no. El tren empieza a columpiarse al no tener fuerza. Puedo levantar al fin la mirada.
Mi primer pensamiento fue que había sucedido un error. Que pronto volvería a su normalidad y terminaríamos el recorrido. Mi siguiente pensamiento fue que estaban ya preparándose para Halloween desde septiembre, ya que había un vagón estrellado en el suelo. Simulando un accidente.
Tuvieron que pasar segundos para que mi mente se coordinara con mis ojos. Ese adorno tenía a dos personas. Y aquel vagón no era un adorno. Hace menos de cinco segundos estaba detrás de nosotros.
A algo se dirige mi vista. Como cuando la pecera. A ese lugar incómodo donde la vista no debía ir.
Ahí estaba el pez. Solo que era el joven simpático. Y al igual que ese pez, le faltaba una parte de la cabeza. Sentí una coordinación bizarra, ya que cuando comprendí lo que estaba pasando, y empecé a gritar, todos los demás se me unieron.
Miré a mi amigo. Tenía sangre en la cara. De nuevo voltee a mirar el juego. La sangre estaba hasta lo más alto de este. Y vuelvo a mirar a ese joven. Está aún vivo. Con un espacio en su cabeza donde hay un charco de sangre, más otro que hay en el suelo con restos de carne. Y ahí fue la vez que más miedo sentí en mi vida. Estaba viendo por primera vez a la muerte en todas sus fases. Ví como el chico, desorientado y con su playera blanca que revelaba la cantidad de sangre que perdía, tratando de mirar a su pareja. Tratando de abrazarla. Tratando de levantar su cabeza, ya que por la posición del carro literalmente se le estaba saliendo el cerebro. Y finalmente, se dejó de mover, en los brazos de su novia.
Casi dos minutos después alguien se asoma a ver que estaba pasando. Cuando esas personas que parecían no ser las que deberían salvarnos, hacían lo que podían por sacarnos de ahí me dí cuenta de algo. Faltaban los otros dos. Y le preguntaba a mi amigo que tenía la cara pálida, y la sangre cayendo por su mejilla donde estaban. Nada. No hay respuesta. Y sin saberlo, uno de ellos estaba tirado un poco adelante del vagón, sin que ninguno de nosotros lo viéramos. Muerto. Y la otra chica, estaba viva, pero aun así tirada.
Nos quitan la seguridad y nos ayudan a bajar. Sigo aterrado por ver como ese tipo esta palidecía más y más con una cara perdida. Y su novia solo lo abrazaba. Aún caía la sangre de su cabeza.
Cuando pude bajar sentí el dolor en mi pierna. Casi tropiezo. Doy una mirada al charco de sangre. Y escucho algo que me parte el corazón. Una niña. No debía de tener más de 10 años. Le llora a su papá por que pisó un pedazo de cerebro. Alguien comienza a vomitar. Una guardia nos abraza y nos dice que todo estará bien. Y, como una última broma de ese macabro juego, miro al suelo tratando de tranquilizarme. Como en una película veo gotas de sangre que cada vez se hacen más grandes hasta que llegan a un pedazo de cráneo con un poco de cerebro. Con una voz débil le pregunto a la guardia si eso es lo que creo, a lo que me dice que sí, y que siguiera.
Nos encerraron en una habitación.
No revisiones médicas, ni tranquilidad.
No escucho nada. Mi cabeza repite una y otra vez la escena.
Cuando recuperé un poco el sentido de todo, solo era caos y más caos. Gente llorando. Gente abrazando a sus familiares. Mi amigo peleando con un guardia y la madre de mi amigo abrazándolo entre lágrimas.
Y al fin, tras lo que pudieron ser 5 minutos, pero se sintieron horas, comprendí lo que pasó.
Vi a alguien morir.
No creo que sea necesario detallar que pasó después. Simplemente tuvimos que salir corriendo de ese lugar. Tuve que dejar la escuela por un mes. Y tuve que tomar hasta una medicación. Me hundí en una depresión y la ansiedad me asesinaba.
Lo pienso, y es irónico. Pero la muerte por la que más he sufrido fue de un completo extraño.
Reflexionado un poco sobre esto, ya a casi un puto año de eso, aquí me doy cuenta de que esa fue la vez que más miedo pasé. No solo por la impresión. Fue algo tan fuerte que hizo que un escritor de horror, que le gusta escribir y ver escenas gore estuviera perturbado por algo así.
No solo porque el tipo murió en manos de su novia.
No solo porque no debía tener más de 20 años.
No solo por la sangre.
Si no por el hecho de ver todo. A lujo de detalle. Y pensar que de alguna forma esa persona estaba viva. Y además, por el hecho de que por nada pude haber sido el que hubiera tenido la cabeza partida. Por un largo momento me culpé a mí mismo. Que yo los había asesinado. Y que era mi culpa. El miedo estuvo conmigo por más de 5 meses. Empecé a verlo. Con la cabeza abierta, sangrando y parado en la puerta de mi cuarto en la madrugada. Ese mismo miedo me perturbó el sueño. Cada que soñaba, era lo mismo. Sangre y montañas. (Inclusive ahora, me tiemblan un poco las manos y me cuesta tantito respirar al escribir esto)
Y, si lo de mi abuela no me había hecho completamente agnóstico, esto si.
Todo mundo le agradecía a dios que estaba vivo. Cosa que creo entender. Lo que ya no, es que me pidieran que yo hiciera lo mismo. ¿Qué le voy a agradecer a dios? ¿Qué me salvó por alguna razón a mí, mientras dejaba que otros dos murieran en mi cara? ¿No pudo evitar todo desde el principio?
Lo dejé en claro. Dios me ha abandonado. Desde hace mucho tiempo. Y yo no tengo ningún problema con eso. Es más, me siento más libre. Y no pienso en creer en algo así. Pero por favor. No me hagan creer en que debo de estar en deuda o algo.
Como dijo en su tiempo el Sr. Ricky Gervais: "Al final se morirán tus padres, tus amigos, y tú"
Y como dijo... (¿Era un filósofo o un científico?) Una persona más inteligente que yo hace mucho tiempo: "El orden de los factores no afecta a el producto"
Juro por dios (espera...) que no quiero terminar en una nota baja porque puedo. Así que tomen esto como una nota cruda, realista y atemorizante que puede que casualmente sea baja.
La muerte es inevitable. Eso es obvio. Y cada quien la verá sí o sí. Si tienes suerte de que de alguna forma nadie de tus cercanos muera, tú lo harás. Ella nos está acechando. Y debemos vivir con eso. Ya ni siquiera creo que debamos actuar como paranoicos. Digo, no te estoy pidiendo que seas imprudente. Matate tú, no a otros. Y si es mejor, deja que algo más allá que tus propias manos lo hagan. No vale la pena. Y si lo vas a hacer, asegúrate de que funcione. Porque si no... Sigues vivo, y arruinado. Da igual. Solo hay dos formas de morir. Sabiendo que lo harás, o no. Vive la vida con prudencia. No te estanques en pensar que de algo hay que morir. Solo acéptalo y continua.
Estoy marcado por la muerte. Mi "corta" edad ya sirve para contar malas historias con ella. Y mi futuro estará ligado con ella. Me gusta el horror. Matar gente con solo el poder de los dedos. Y, además quisiera ser un paleontólogo. Básicamente investigar cosas que están tan muertas que son rocas. Rayos. Yo solo me metí el pie con esto. Mi mayor miedo, creo que no es que me muera, si no que los demás lo hagan. Y tremendas profesiones agarré para tener miedo.
Pero supongo que está bien. Al fin y al cabo la vida termina de un momento a otro. "Estás vivo" "¡Pues ya no, felicidades!"
Es, por más rudo que suene, es un 50% suerte y un 50% tu responsabilidad mantenerte vivo. Una ruleta rusa que te dará sí o sí. Creo que lo que quiero concluir es que por algo estamos vivos. Y también por algo nos morimos tan fácil. Al final eso no importa. Como dicen "Vales más por cómo viviste que por cómo moriste" Cuando estés en el suelo sangrando, en el hospital entubado, cayendo de un avión, o siendo prendido en llamas por un loco, al final solo valdrá la pregunta "¿Hice algo bueno con mi vida?
Y mirarás a la muerte directo a los ojos por primera y única vez, mientras todo se apaga lentamente y tu existencia termina...
submitted by vicvegajuas_36 to eldiario [link] [comments]


2020.03.31 13:38 SucoCriollo Perla.

Es viernes, o eso parece. La verdad últimamente no me doy cuenta de que días es. Siempre me despierto con ese amargo sabor en la boca, y no me refiero al amargo sabor de la hierba que me fumé anoche; tampoco el de la cerveza pues estoy seguro que aquí encuentro solo lo mejor. Puede ser hormonal o algo por el estilo con lo que estoy haciendo conmigo mismo. ¿Quién sabe?, eso ni yo lo sé. Apenas puedo acordarme lo que hice anoche, y solo puedo pensar en que, sí, estoy perdido (de nuevo).
Me levanto y pongo todas mis mierdas en "orden" o por lo menos es lo que intento. Me doy cuenta que el colchón cada vez está más sucio, que ya casi no me queda ropa y que la habitación esta tomando un hedor certeramente poco agradable. Pero da igual, yo vivo de noche, la casa solo es un un sitio para poder acostarme un par de horas, recuperar energía y salir a soportar mi pesada cabeza.
Ya salí y ya en el metro empezamos con ¿Cuándo te enteraras de la vida?, ¿Cuándo dejaras de mentirle a tus padres?, ¿Cuándo dejarás de ser tan miserable?, al menos come alguna basura para no morir de inanición, y báñate; Me encanta ver como sigues jugando a ser dios, sigamos pensando que tienes algún control sobre tu vida día tras día. Siempre perdido en el famoso fondo del vaso. Sigue pensando que el reloj y el tiempo va pasar y convencerte a ti mismo de que todavía queda un poco más de tiempo, ¡No!, ¡ESPERA!, no seas tan agresivo con tus palabras, no puedes hacer eso. No puedes hacerlo, pequeña mierdecilla ¿No te das cuenta que estas incomodando a las demás personas?, ¿O sí?...
Pero que mierda importa ahora, sabemos que es otro día en que nos podemos trabar con un buen bareto en un buen parque donde juegan pequeños niños y orinar la cerveza que hace media hora me había tomando. Dar la clásica pena ajena otra vez, igualmente ya vale mierda todo lo que pasa, estamos aquí, en el fin del mundo supongo, ya no hay nada que podamos hacer.

-´Zul... ¿Qué te ocurre hoy?- le pregunté al desgraciado mientras se acurrucaba en el asfalto.
-Co, Estoy un poco cansado, los últimos días no me he sentido muy bien, si quieres sigue a los muchachos, voy a volver a casa a dormir un poco.
-Sí quieres nos podemos ver más tarde, ¿Estarás bien?.
-Hoy es un día especial, ¿sabes?... cabrón, estaré bien.

Zul se levantó y se fue. Seguramente tenía algún que otro problema pasando por su cabeza, normalmente siempre quiere fumar y jugar en el "Internet gut gut" un poco más de esos nuevos videojuegos populares, pero hoy estaba con la mirada perdida. Bastardo, seguramente nos llame para fumar algo un poco después, si no es que de una vez llega hasta el culo.

Llegamos como de costumbre, cuatro y media, la hierba ya grindeada, el bong listo para fumar, cuatro, cinco, hasta seis partidas perdiendo el tiempo y después, salir a la misma banca, ver el cielo y rotar el bong como si se tratara de un ritual.

-Claro perro, hoy es el día de la buena buena, la buena buena bareta- dijo el clásico Lilzarf, mientras sonreía y sus cachetes se hacían redondos como dos bolas de ping-pong.

Sentí un movimiento en el corazón y algo me dijo que tal vez fumar esta noche no sería una buena idea, que tal vez era hora de dejar la hierba, empezar a respetarnos un poco y poder pasar una noche sana con el resto de nuestros amigos, pues claramente, Cat nos había invitado ese mismo día a este bar, no tan lejos de donde siempre nos poníamos hasta la redonda; además sentía que en verdad ya había fumado demasiado los últimos días, mis pulmones se hacían cada vez más pesados. Las ultimas noches me levantaba aturdido, la apnea llega siempre cuando estoy dormido. Es como si mi cuerpo no soportara más, como si solamente quisiera tener un descanso incluso de respirar, por lo menos por un par de días.

-Muchachos... La verdad no sé si pueda fumar, no sé sí quiera estar mal otra vez frente a todos...- Dije mirando a los dos caballeros que se encontraban conmigo haciendo el ritual bongacoronga.
-¡Nah... aunque bueno más para nosotros!- Dijo Pat, sin que me extraña su clásica actitud, no he conocido a alguien que ame más la bareta que esa perra.
-Agh, perro vea que hoy es un día especial- Dijo Lilzarf mientras sostenía el bong en sus manos y le daba un buen "hit"...
-Coraza.- Pensé interiormente y fumé por lo menos hasta dejar solo cenizas en el bong (¡La Hijueputa vida! Clásica).
Zul llegó apenas nos levantamos, -¿Qué putas están haciendo prit, prit, prit? ¿Ya nos vamos?- Nos dijo abriendo los brazos.
-Te esperamos para fumar dos horas, perra, ¿y ahora tenemos que esperar a que tu trasero se ponga bueno bueno?- Dijo el Pat.
-No, jaja, ya fume algo antes de venir aquí- Decía mientras dejaba salir la sonrisa que siempre hacía mientras estaba dopado de THC.

Nos fuimos rápido para evitar que nos echaran encima a la policía y posiblemente nos devolvieran a casa a punta de bolillo. Llegamos al bar, todo como de costumbre, el guarda del bar no nos dejó entrar por que Zul siempre se pone un poco agresivo cuando fuma, creo que piensa que es un negro o algún tipo de mierda por el estilo, siempre esta repitiendo cosas como, "váyanse a la mierda" o "Papi" (palabra icónica de las culturas más conocedoras del placer de Cali). Pero yo no lo juzgo, Zul es un maldito artista, una vez estábamos en el tranvía y dibujo en un pequeño papel de envoltura de chicle un grabado con un solo trazo. Todo lo que Zul hacía le ponía un poco de su ser, y por eso era un artista. Hasta cuando hacía baretos siempre le quedaban perfectos. Siempre te podías quedar mirando horas el interior del cigarrillo, perdiéndote en el verde de la hierba y lo marrón del tabaco.

-Papi ya déjenos entrar...
-¿Eres homosexual?- Dijo el guarda mientras le clavaba la mirada a Zul.
-No papi, yo solo quiero entra...
-"Papi" aquí significa que eres homosexual ¿lo sabías?-
-Eh...-
En ese momento salió Anoy y llamó la atención al cuadrado.
-Ellos vienen con nosotros, no hay ningún problema con dejarlos entrar...-Dijo mientras le reprochaba al guarda.
-Nada de droga.- Cortando la conversación y agarrando la maleta de Zul.

En eso empezó a buscar desesperadamente algo que, por obvias razones, todos sabíamos que iba estar ahí. Después de unos segundos saca el tarro de pepinillos "La Gloria" que es donde Zul guarda su hierba y se lo mostró a Zul.

-NADA DE DROGA.- Replicó el cuadrado.
-¡HIJUEPUTA VIDA!- Zul salió corriendo.

El cuadrado nos miro a todos y nos dejó pasar. En ese momento estaba subiendo la montaña por la marihuana. Logré escuchar las gargantas de las personas del bar, sentir ese característico calor al dar el primer paso dentro de la disco, los ruidos de todas las sillas moviéndose por los inquietos jóvenes cuerpos de cada una de las personas que estaban en tan perdido y rojo lugar; mientras sentía como me pesaba la cabeza entré en ese momento que te das cuenta que no fue muy buena idea fumar tanto. La música era la dueña de la noche, la discoteca estaba llena y no habían lugares para sentarse.
Brillaste. El agujero ya no estaba oscuro; pues con la luz que desprendía tu piel, las fauces negras del fondo del mar se tornaron en un cielo azul. Lo peor es que ni los conté; no conté con qué tus pequeños ojos me fueran a azotar como una tormenta, la cual castiga los barcos pesqueros en un huracán; y así como esos pequeños barcos se hunden en el fondo del mar, yo me arropaba en tu manto. Yo me hundí en el fondo de tus océanos y por un segundo deseé que cada parte de mi ser pudiera estar encerrado, olvidado, abrazando esas hermosas perlas que custodian tus labios, que no enseñas a cualquier persona, pues con astucia me detallaste, me atrapaste, me encerraste en tu caparazón al punto que mis pulmones se hacían inútiles y me llevaste contigo al fondo del mar, donde todo es silencioso, donde todo es callado, donde los sonidos se ahogan con el agitar de las burbujas.

-Hola, ¿Cómo te llamas?.
-Hola, soy Perla. ¿Y tú?- Tu voz sonaba como si todas la veces que me arrodillé en la iglesia daban por fin un resultado, una respuesta a la vida.
-Me llamo Morado, pero mis parceros me llaman "Co"- "¡Qué grande que soy!, ya la tienes loca con ese apodo." me dije considerando fuertemente en haberme ahorrado el dato.
-Jaja, me gusta tu apodo, ¿Qué haces en aquí?
-"Estoy perdido" Pensé mientras miraba fijamente tus ojos- Estoy aprendiendo Alenám...
-O sea, ¿estas en el instituto con Cat?- Me dijiste mientras me fijabas tus ojos azules y lograban llenar de inseguridad a mis tres neuronas yonkis.
-Sí, Cat estudia conmigo, pero...-
Zul llega he interrumpe la conversación.
-Marica, tuve que esconder la hierba detrás de un baño publico- gritó por el ruido de la disco el Zul.
-Creo que nadie la va a encontrar ahí.

Soltaste una sonrisa y te fuiste al lado de Cat. Entramos a la terraza donde los cigarrillos son para picar el pulmón y donde se puede tener un poco más de espacio, dado al ambiente abierto a todo publico; un lugar perfecto para conocerte por primera vez. Eramos un total de doce personas. Yo y Zul nos sentamos en las bancas del fondo para reposar. Zul se sienta a mi lado, estirando sus pies, y lo miro. "Oh mierda", desgraciadamente veo su cara."Así me debo ver yo, tieso como una mesa".

No me das un descanso. Te vi y tus ojos hacían juego con la luna, como cuando la luna es llena y el mar respira relajado, después de un largo día soleado, donde no hubieron descansos por el sol y la marea alta con los peces perdidos en la playa recorriendo los corales para encontrar un sitio donde puedan estar seguros. Te vi y sentí como ese vaso vacío se llena de agua salada. Parpadeas, sacas una caja de cigarrillos, te llevas uno a la boca y lo enciendes. Parece que ya hubieras practicado tu numerillo de teatro una y otra vez. Ni tan ruda, ni tan delicada, llena de seguridad; exhalas el humo y en ese momento pienso que nunca había sentido tanta envidia por una cosa. Guardas la caja y te das cuenta de que mi tiesa cara te esta observando. Te quito la mirada rápidamente, "MIERDA" siento como la ansiedad me aprieta contra la silla hasta hacerme sentir que me estoy derritiendo ahí mismo. Levanto la mirada y te veo de nuevo, me sonríes y vuelves a formar parte de la conversación en la que estabas haciendo parte.

-Es hermosa-
-¿Qué?- Me dijo Zul mientras me miraba con sus ojos rojos.-
-Parce, es hermosa.- Le digo a Zul mientras no te quito la mirada.
-¿Qué?, ¿Quién?...
-Ella - digo intentando dejar de mirarte por una sola vez.
-...- Zul miro al frente y volvió la mirada hacia mí.
-¿Qué le pasa perro?, no está tan buena.
En ese momento caí en cuenta de lo subjetiva que puede llegar a ser la sensibilidad. No podemos esperar que todo lo que nosotros veamos como algo hermoso, pueda ser hermoso para los demás. Contigo dí fe de que no existen verdades absolutas. Para mí, fuiste el tesoro que todo hombre podía apelar, pero solamente tu tenías la palabra final. Y nadie más que tu podrá tener la tendrá, solo tu. Zul es y será siempre un artista. Pero perla mía, esa noche brillaste tanto en el fondo del mar que por un momento el vació por el cual caía se convirtió en un campo de algodón donde me pude recostar por unos momentos, respirar más tranquilo y ver como me lanzabas de volada directo a las estrellas sin necesidad de mucho speed.
Pero la hierba ya está grindeada, la luna esta cada vez más pastillosa y los deseos de volver a sentir algo por alguien se esfuman al terminar la traba. Uno, dos, tes, hasta cinco parceros sacan las pastillas. "Nada de drogas" pienso mientras veo a la luna en mi mano; es lo de menos. Cinco, tres, dos, y baja directo a donde los jugos gástricos van a absorber todo ese ácido. Sientes las cosquillas primero, después los colores, de pronto es como si todo lo que vieras en los vídeos Efelis calcaran toda la realidad, a veces simétrico, a veces torcido, hoy solo era rutina.
Pero te acercaste, y sacaste los cigarrillos. Me diste uno y me propusiste otra conversación. La rutina estaba perdiéndose con cada palabra que me decías.

-He venido aquí a estudiar arte.
-¿Por qué aquí?- Sabía la respuesta a esa pregunta, o por lo menos, creía saberla.
-Por qué cuando vienes a un lugar como este, donde tantas cosas han pasado y donde nada es absoluto, donde todo es tan nuevo, y no hay mucho rastro de algo viejo que puede venir a juzgarnos y decirnos que hacer o que no; donde cada mañana se puede volver en el fin del mundo y cada día y medio un siglo donde podemos perdernos en ese mundo ya acabado, ¿Por qué no perdernos más? ¿Por qué no perderme con una bebida, una bala, una linea, una noche, un club, un lugar, una persona, una sentimiento, un color...?
-Entonces... ¿También te quieres perder?
-Ya nos perdimos desde el momento en que nos vimos.
submitted by SucoCriollo to u/SucoCriollo [link] [comments]


2020.01.18 13:16 Templodenervion Leyendas tradicionales de Sevilla III - Doña Maria Coronel

Leyendas tradicionales de Sevilla III - Doña Maria Coronel
La vida de María Coronel, no acabaron las desgracias para ella cuando murió su padre en Aguilar de la Frontera. Su hermana Aldonza se había casado con Alvar Pérez de Guzmán, Señor de Lara, que también hizo causa común con su cuñado Juan Alfonso y su suegro, Alfonso Fernández Coronel, contra el rey y a favor de su hermano bastardo Enrique de Trastámara. Tras ser derrotados, Alvar huyó dejando a su esposa Aldonza en Sevilla, en el convento de Santa Clara.
El rey Pedro, que pasaba largas temporadas en Sevilla, donde sobre el antiguo palacio almohade mandó construir el bello Alcázar sevillano, se encapricha de Aldonza Coronel con la que se ve primero en la Torre del Oro y luego en el Alcázar de Carmona. Ante la ausencia de su marido don Alvar Pérez de Guzmán, su cuñado, el esposo de María Coronel, Juan Alfonso de la Cerda, descendiente de la familia real de León, defiende su honor contra el rey levantándose en armas y siendo derrotado por Juan Ponce de León, Señor de Marchena, por lo que es apresado. María Coronel partió desde Sevilla a Tarragona, donde se encontraba el rey para rogarle clemencia. El cruel Pedro I la engañó pues le concedió el indulto porque sabía que antes de que María Coronel volviera con la carta de libertad a Sevilla, el preso habría sido decapitado, lo que efectivamente ocurrió ocho días antes de que ella llegara.
María Coronel, ya viuda, se retira a casa de sus padres, en la calle Arrayán, esquina con el mercado de la Feria, donde aún se conserva un hermoso ventanal de estilo mudéjar y que posteriormente fue residencia de los marqueses de la Algaba, corral de vecinos, teatro y almacén. Pedro I, que se había percatado de su hermosura, la persigue hasta allí en compañía de sus criados y María huye al convento de Santa Clara, rodeando la laguna de la Alameda, buscando refugio entre las monjas. Éstas, conocedoras de la catadura don Pedro, la esconden en una zanja y la cubren con tablas y tierra sobre la que dicen que crecieron al instante plantas y flores que la ocultaron. El rey, a pesar de registrar todo el convento, no pudo encontrarla y hubo de marchar. Sin embargo, días después y debido a una delación, el monarca se presentó de improviso y persiguió por los corredores a doña María, que finalmente se refugió en la cocina del convento y, viéndose sin salida, se vertió sobre el rostro el aceite hirviendo que se encontraba al fuego, desfigurándose totalmente la cara y las manos.
el convento de Santa Ines del que se habla en la leyenda sigue en pie en la actualidad en la calle del mismo nombre de la protagonista de esta leyenda
Puerta del Monasterio de Santa Ines
El cuerpo de Doña Maria Coronel se conserva incorrupto en el monasterio y se puede observar cada 2 de Diciembre

https://preview.redd.it/vo51ut584jb41.jpg?width=640&format=pjpg&auto=webp&s=ca28c15d8bea5b3780755f276687b9967a0ad2cb
submitted by Templodenervion to Asi_va_Espana [link] [comments]


SOMADAMANTINA - Hermoso - YouTube www.youtube.com Amarte Amarte Version completa James Potter bohemian rhapsody Poema 15 de Pablo Milanes música David Bastardo SŎMADAMANTINA -- PICCOLO BASTARDO Strip dance / SŎMADAMANTINA – PICCOLO BASTARDO

Beautiful Bastard – Christina Lauren [PDF - Español]

  1. SOMADAMANTINA - Hermoso - YouTube
  2. www.youtube.com
  3. Amarte Amarte Version completa
  4. James Potter bohemian rhapsody
  5. Poema 15 de Pablo Milanes música David Bastardo
  6. SŎMADAMANTINA -- PICCOLO BASTARDO
  7. Strip dance / SŎMADAMANTINA – PICCOLO BASTARDO

Enjoy the videos and music you love, upload original content, and share it all with friends, family, and the world on YouTube. SOMADAMANTINA - Hermoso - Duration: 3:49. Sorry I got new profile 35,909 views. 3:49. 50+ videos Play all Mix - SŎMADAMANTINA -- PICCOLO BASTARDO YouTube; ... Amarte Amarte, Yajaira Olivo Ft Luis Silva Hermoso duo para todos los enamorados de la autoría de Noel Bastardo. Book Trailer de la novela 'Amiga de James Potter' o 'James Potter un Hermoso Bastardo' Inspirada y tributo a los merodeadores. Enlace a la novela: Wattpad: h... Este es humildemente un aporte al hermoso trabajo de uno de los grandes maestros de la poética en el mundo, inspiración que me permitió aferrarme con más fuerza a la escritura y creación ... SOMADAMANTINA - Hermoso - Duration: 3:49. Sorry I got new profile 37,960 views. 3:49. Misheard Lyrics ... Babbo Bastardo 2 - Mamma che Botta - Clip dal Film HD - Duration: 0:55. Music video by SOMADAMANTINA performing Hermoso Directed by Lliure Briz https://soundcloud.com/somadamantina https://www.instagram.com/akasomadamantina/ http...